Entrevista a Paqui Penadés, técnico de Rurable

Inició su carrera profesional en Madrid, pero optó por vivir en el ámbito rural dedicándose, desde hace años, al desarrollo local. Así que cuando habla de la vida en los pueblos y la búsqueda de oportunidades en el interior, lo hace desde su mucha experiencia laboral, pero también desde sus vivencias personales.

Pregunta: Como técnico en desarrollo rural con muchos años de experiencia, ¿qué oportunidades crees que pasan desapercibidas en nuestros pueblos?

Respuesta: Hay demasiados prejuicios sobre el ámbito rural porque, si miras bien, aquí se podrían generar oportunidades que también se dan en las grandes urbes. Comenzando por el teletrabajo (siempre que se cuente con una buena conexión a internet, por supuesto) y por la presencia de profesionales independientes. Hay pueblos donde se han instalado con gran éxito personas dedicadas a la arquitectura, la programación, la ingeniería… Desde luego, deben acudir a reuniones fuera, pero lo mismo sucede si vives en una ciudad. Por otro lado, aún tenemos por desarrollar una oferta turística propia, que tiene un enorme potencial tanto por su singularidad y su conexión con el vino como por su proximidad a Valencia y a Madrid. Por si fuera poco, tenemos también muchas oportunidades en la industria agroalimentaria. Es cierto que los planes LEADER no dan apoyo directo a la agricultura, pero sí a las industrias transformadoras y a las complementarias. Y aquí se necesitan. ¿Sabes que en toda la región no tenemos una empresa que fabrique barricas o tapones?

P: Son muchas ideas, así de entrada

R: Sí. Y quedan más. Hay que hablar también de los servicios innovadores para empresas o para la ciudadanía. Y ¿qué servicios son esos? Creemos que la imaginación de nuestros convecinos se tiene que poner en marcha, pero hemos visto en pueblos muchos diferentes modelos, desde alquiler de fincas para eventos, peluquería a domicilio, apoyo para la digitalización de la agricultura…

En el ámbito rural se pueden generar grandes oportunidades. Desde el teletrabajo o los servicios profesionales independientes hasta la oferta turística, la industria agroalimentaria y los servicios innovadores para empresas o para la ciudadanía

P: Y ¿qué gana un profesional que se instala en el Territorio Rurable?

R: Al margen del apoyo en forma de subvención, tendrá un entorno muy gratificante y una calidad de vida que no tiene en la ciudad.

P: ¿Qué papel tienen las mujeres en el ámbito rural del futuro?

R: Las mujeres han sido las protagonistas del mayor éxodo que ha vivido el mundo rural porque, entre otras razones, no han tenido oportunidad de desarrollo profesional. Tradicionalmente han estado sobrecargadas de trabajo y, sin embargo, a la hora de decidir, se las ha ignorado, considerándolas un mero complemento en tareas agrícolas y ganaderas. Y es momento de dejar claro que los proyectos liderados por mujeres rurales tienen un alto valor añadido. Falta empoderamiento para que ellas mismas sean conscientes de su potencial y para que se lancen. Afortunadamente cada día vamos teniendo más ejemplos, con proyectos capitaneados por mujeres en productos de alimentación y, sobre todo, en bodegas de éxito.

P: Pero las zonas rurales necesitan servicios que están desapareciendo

R: Es cierto. Pero hemos de pensar en este problema como un círculo vicioso que, en parte, podríamos revertir nosotros mismos. Las personas se marchan porque no hay comercios, por ejemplo, y ¿no sería posible que una familia diera vida a un pueblo con ese comercio que todo el entorno necesita? Lo mismo con la atención a mayores, por ejemplo…

La falta de servicios en zonas rurales es un círculo vicioso que, en parte, podríamos revertir nosotros mismos

P: ¿Y los jóvenes?

R: Durante años, hemos sido nosotros, los padres, quienes hemos pedido a nuestros hijos que estudien y se marchen, porque la vida en el mundo rural es dura. Creo que deberíamos revisar estos consejos, confiar más en nuestra propia tierra y animar a las chicas y chicos a salir… para regresar y enriquecer nuestros pueblos con las experiencias vividas fuera de él. Porque esto es calidad de vida, aquí pueden criar una familia y desarrollar sus carreras profesionales.

P: No todos los pueblos tienen las mismas oportunidades, ¿cómo se valora su situación?

R: En general, nuestra estrategia otorga especial atención a los colectivos más desfavorecidos que, en líneas generales, son los jóvenes, las mujeres y los pueblos con mayor índice de ruralidad.

P: ¿Qué es el índice de ruralidad?, ¿cómo se calcula?

R: Este índice, en nuestra estrategia, utiliza una serie de valores para determinar hasta qué punto una población está desfavorecida por su ruralidad, de modo que se apoyen antes los proyectos en los sitios con peores perspectivas. Entre otros indicadores mencionare la presencia o ausencia de servicios básicos, la distancia a la cabecera de comarca y su consideración de zona de montaña. A partir de ellos, se obtiene un valor que, dentro de Rurable va desde el índice 17 que tiene Chiva hasta el 90 que tiene Dos Aguas.

Nuestra estrategia otorga especial atención a los colectivos más desfavorecidos: jóvenes, mujeres y pueblos con mayor índice de ruralidad

P: ¿Qué pueden significar las ayudas del Plan LEADER para nuestro Territorio Rurable?

R: Hemos de verlas como una llamada de atención y un primer e importante empujón para que nosotros mismos salvemos nuestros pueblos creando empleo o autoempleo.

Recent Posts
Contáctanos

Rellena el formulario y contactaremos contigo lo antes posible.

Not readable? Change text. captcha txt